Ana Paola Romero, una adolescente de 16 años, se cortó su larga melena para salvar a su abuelito.

La pandemia del coronavirus ha causado estragos en todo el mundo. Muchos se han visto afectados económicamente debido a la cuarentena.

Mientras que otros han sufrido la preocupación de tener algún familiar contagiado u hospitalizado.

Este es el caso de Ana Paola Romero, una adolescente de Toluca cuya familia se ha enfermado de COVID-19, incluyéndola.

Pero de todos los integrantes, eran su tío y su abuelo los que corrían peligro por ser adultos mayores.

Ana Paola es una estudiante de bachillerato en la Universidad de Guadalajara, pero vive en Toluca con sus abuelos Santa y Jesús desde hace dos meses.

VIDEO AL FINAL DEL CONTENIDO

A inicios de este año, el COVID-19 llegó a su familia, afectando a 10 miembros. En entrevista con Milenio, la joven comentó que su tía fue la primera en contagiarse, y después empezaron a enfermarse los demás.

De todos los familiares que se enfermaron, eran los de avanzada edad los que corrían un riesgo para su vida. Su abuelito de 69 años y su tío de 47 se vieron más complicados de salud.

Lee más: Mujer enferma de COVID despierta del coma horas antes de que su familia desconectara su ventilador

Debido a los fuertes síntomas que presentaba, el abuelo requería estar conectado a tanques de oxígeno.

Ante la situación, su nieta decidió vender su cabello para cubrir los gastos que implicaba la atención médica.

“Desde que supimos que teníamos que conseguir oxígeno, y pues yo vi que todos estaban preocupados porque está caro.

Yo le dije a mi hermana si me tomaba una foto para subirla y vender mi pelo. Yo prefiero perder mi cabello que perder a mi abuelito“, expresó.

El pasado 3 de enero, Ana Paola fue a una peluquería para que cortaran 73 cm de pelo y le tomó fotos que compartió en las redes sociales.

En la publicación de Facebook, la adolescente explicaba que vendía su cabello para comprar un tanque de oxígeno para salvar a su abuelo.

MIRA EL VIDEO AQUI.

Pese al inmenso acto de amor, solo pudo recaudar 2.500 pesos mexicanos, lo que equivale a unos 127 dólares.

Lamentablemente, no era dinero suficiente, ya que el tanque de oxígeno más barato cuesta alrededor de 255 dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!