Kylo Ren es un perro muy amoroso, él llegó al refugio West Memphis Animal Shelter cuando tenía 10 meses de vida y posteriormente la organización ALIVE Rescue Memphis intervino en la búsqueda de una familia. Kylo estuvo mucho tiempo en un hogar de acogida y nadie parecía interesarse en él para adoptarlo permanentemente, hasta que llegó el día en que alguien hizo la diferencia y le brindó una oportunidad, desde entonces este perro abraza a su madre adoptiva cada día cuando regresa a casa.

Meghan Sweers, la madre adoptiva de Kylo, dijo a The Dodo: Vimos su foto en Facebook y fuimos por él. Creo que siempre estuvo destinado a estar con nosotros, sólo tuvo que esperar un tiempo para que lo encontramos.

Perro abraza a su madre adoptiva cada vez que regresa a casa

Esta mujer y su marido ya tenían a otro perro llamado Nellie, así que primero intentaron que él y Kylo socializaran en una noche para asegurarse de que la convivencia fuera buena. Un voluntario de la organización de rescate animal llevó a Kylo a la casa de Sweers.

Meghan dijo: Tan pronto como se fueron, se arrastró hasta mi regazo, metió la cabeza bajo mi barbilla y comenzó a roncar como una motosierra. A partir de ese momento mi marido y yo sabíamos que él estaba con nosotros.

Este perro no tuvo ningún problema en adaptarse, él estaba completamente feliz y enamorado de su nuevo hogar, aunque tenía ciertas peculiaridades como odiar los pisos de madera, su familia lo ama mucho y están dispuestos a hacerlo sentir a gusto en todo momento, por eso decidieron cubrir toda la casa con alfombras.

Ella dijo: Navega por la casa saltando de alfombra a alfombra.

Él es muy agradecido y le encanta sentirse amado, por eso cada vez que su madre adoptiva llega del trabajo, él la saluda con amorosos abrazos. Él siempre mira la puerta de entrada fijamente desde media hora antes de que su persona favorita llegue.

Tan pronto como me siento a quitarme los zapatos, se mete en mi regazo para ser abrazado. Si no me siento para nuestro tiempo de abrazos me sigue a todas partes con la mirada más triste hasta que cedo y lo abrazo.

Si Kylo pudiera, pasaría todo el día entre los brazos de su madre adoptiva, él solo busca dar y recibir mucho amor, su dulzura es capaz de cambiar la absurda idea de que los perros como él son agresivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!