Un ingeniero de 82 años de nacionalidad española llamado Enrique Veiga ha colocado su ingenio para inventar una máquina que puede contribuir a evitar las incomodidades que ocasiona la falta de agua pura en algunas zonas.

El cambio climático es uno de los problemas de mayor repercusión en los últimos años. Lo que permite pensar que de forma lamentable si no se toman medidas de manera individual o colectiva, la vida en el planeta en general se verá afectada.

Solucionar el problema de la falta del vital líquido, debe combinar tecnologías con métodos ecológicos. Además, la educación que debe recibir la sociedad debe ir vinculada a revertir los efectos contaminantes conocidos actualmente.

Un ingeniero español de 82 años ha inventado una máquina que es capaz de producir agua potable extrayéndola del aire. “El objetivo es llegar a lugares como campos de refugiados en los que no tienen agua para beber”, menciona Veiga en una entrevista con un diario local.

La empresa de este ingeniero llamada Aquaer, está siendo la encargada de fabricar los dispositivos, que ya han funcionado en algunas zonas de Namibia, África y líbano.

La máquina tiene un funcionamiento que puede tener matices similares a los aires acondicionados. La misma enfría el aire hasta el punto de condensación y luego recolecta el agua lograda.

En los pueblos que visitamos en Namibia la gente estaba asombrada, no lo entendían, preguntaban de dónde venía el agua”, relata este ingeniero.

Con esta máquina se calcula que se pueden obtener entre 50 y 75 litros de agua al día. Las versiones más grandes de este dispositivo podrían generar hasta 5.000 litros.

La novedosa invención no tiene un tamaño que supere a un contenedor promedio, por lo que su transportación no presenta un desafío. Enrique Veiga ya ha manifestado la intención de emular la experiencia vivida en Namibia, en países europeos.

“Nuestra idea no es solo hacer un dispositivo que sea efectivo, sino también que sea útil para las personas que tienen que caminar kilómetros para buscar agua o hacer pozos”, argumenta Veiga.

El inventor no solo se limitó a crear el dispositivo, también en esa misma temática, dio origen a la fundación de Water Inception sin ninguna intención monetaria. Esto es con la finalidad de colocarla en campos de personas migrantes en cualquier parte del mundo.

En los años noventa cuando se empezó con la creación de este dispositivo, no soportaba mucha temperatura exterior lo que dificultaba su funcionamiento. Actualmente, la máquina de Veiga soporta temperaturas de hasta 40º C y puede trabajar con una humedad en el ambiente de entre el 10% y el 15%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!